Ruido en el Sistema

11 de Febrero de 2016

Twitter pierde 2 millones de usuarios en el trimestre y anuncia una orientación decepcionante

1533 Visitas

Twitter la ha vuelto a pasar mal con su reporte trimestral, esta vez a causa de la pérdida de 2 millones de suscriptores en el último periodo del 2015. La firma, además, ha dejado una orientación decepcionante y la sensación de que necesita un milagro para salir bien librado del próximo periodo de resultados financieros.

La red social Twitter ha presentado un nuevo reporte trimestral, y para no perder la costumbre, el mismo se ha convertido en una decepción de proporciones mayúsculas. En respuesta su cotización pierde un 4,47% en las operaciones de este jueves. Un dato llamativo es que la compañía consiguió de hecho superar las expectativas del mercado en materia de ventas, pues la facturación se incrementó un 48%, para un total de 710,5 millones de dólares. Igualmente puede considerarse positivo que la firma haya reducido sus pérdidas en un 28% en comparación con el mismo periodo del año previo, sin bien ello no evitó que su balance refleje un déficit de 90,2 millones de dólares.

Pero nada de esto causó el derrumbe del activo, “honor” que solo puede atribuirse a las cifras de abonados publicadas por el negocio. El número en bruto del total de suscriptores de Twitter indica que el servicio tiene 320 millones de usuarios, que es exactamente el mismo número que reportaba el trimestre pasado. Pero si a ello le descontamos el volumen de usuarios que tuitea a través de mensajes de textos -y por ende no visitan el servicio en sentido estricto- nos encontramos con la desafortunada sorpresa de que Twitter solo cuenta con 305 millones de abonados, unos dos millones menos que en Septiembre del 2015. Parafraseando a Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, esta es una tendencia verdaderamente inaceptable para el mercado -cabe destacar que la frase la dijo hace seis meses cuando ya la cosa pintaba mal.

Aunque si sirve de algún consuelo, la directiva ha afirmado que en Enero las cosas han vuelto a la normalidad, y la base de usuarios ha vuelto a crecer. Lo cual es un poco difícil de creer ya que nada ha cambiado en el servicio que haga pensar en una nueva oleada se suscriptores. Lo que si es cierto es que Dorsey y compañía ya han puesto manos a la obra para sacar a flote a la empresa, con lo cual han fijado como tarea primordial una reforma que haga de Twitter una experiencia más intuitiva y placentera para los tuiteros. Durante meses la firma ha experimentado con cambios menores, como extender el número de caracteres en los mensajes directos -mientras insinúa que hará lo mismo con los tuits-, agregar una nueva pestaña en la cual se accede a contenido seleccionado por editores, y ahora propone eliminar reglas engorrosas como agregar el símbolo @ antes de una mención o respuesta a otro usuario. Pero nada de esto es tan radical como la idea de transformar la cronología en una serie de mensajes seleccionados de manera automática por un algoritmo, en lugar del sistema de ordenamiento en tiempo real que sigue actualmente.

Twitter solo cuenta con 130.000 anunciantes activos actualmente.

Twitter solo cuenta con 130.000 anunciantes activos actualmente.

Dicha proposición ha encontrado un gran rechazo entre los usuarios más asiduos al sitio, quienes aseguran que lo utilizan por ser una fuente de noticias en caliente, lo cual les permite seguir la evolución de los eventos minuto a minuto. Incluso hace un par de días la etiqueta #RIPTWITTER se convirtió en trending topic en señal de protesta de los usuarios, que amenazan con cerrar sus cuentas si esta modificación entra en vigencia. Algunos analistas afirman que Twitter no debe temer a estas amenazas, pues para convertirse en un servicio masivo necesitará varios cientos de millones de usuarios y solo conseguirá atraerlos si elimina las características complejas e intimidantes. La duda razonable es si podría sobreponerse a una eventual espantada de sus seguidores más fieles.

Otras propuestas menos controversiales de Twitter incluyen mejorar la seguridad en su aplicación, tender una mano a los desarrolladores, crear nuevas herramientas para que los personajes más influyentes del servicio conecten con su público -hablamos de políticos, actores, músicos, deportistas y demás personalidades- y por último, explotar comercialmente la difusión de videos. Esta última es con toda seguridad la más complicada, ya que a pesar de que Twitter es propietario de Vine y Periscope, aplicaciones que ofrecen videos cortos y transmisiones en vivo, respectivamente, todavía no ha dado en el clavo con la forma correcta de monetizar su oferta. Muestra de ello es que a pesar de que las interacciones con la publicidad se incrementaron un 153%, la facturación por este concepto se contrajo un 41% debido a que la reproducción automática de videos recauda un precio menor que los anuncios en los cuales el usuario hace clic. En todo caso es notable el hecho de que las visualizaciones de videos en Twitter han aumentado 220 veces en comparación con el 2014, no obstante ello no compensa que la red de los trinos solo cuente con 130.000 anunciantes.

Un último dato -esta vez bastante preocupante- es la orientación de la firma, que proyectó ingresos en un rango entre los 595 y los 610 millones de dólares, unos 20 millones menos de lo que estimaba Wall Street, y un incremento de apenas el 38%, lo cual hace temer que este indicador se esté ralentizando.

 
Categorías: Q4-15 | Twitter