Ruido en el Sistema

29 de Enero de 2016

Texas Instruments afianza su liderazgo en el mundo de los chips analógicos

935 Visitas

La multinacional que se hizo popular entre los estudiantes por sus calculadoras científicas ha vuelto a reforzar su liderazgo en el oscuro mundo de chips analógicos, un mercado con menos glamour que otros fabricantes de semiconductores, pero con una demanda más estable y una competencia menos voraz.

Texas Instruments, el mayor productor global de chips analógicos (procesadores que convierten señales como sonido o temperatura en datos digitales) y uno de los mayores productores de chips en general, presentaba resultados trimestrales suficientemente satisfactorios este miércoles, en línea con el buen hacer que ha demostrado durante los últimos trimestres.
Suficientemente satisfactorios dado que, aunque sus ventas trimestrales se redujeron un 2,4% anualmente, para terminar en 3.190 millones de dólares, sus beneficios subieron un 5%, hasta 836 millones de dólares, superando las expectativas de Wall Street. Esto se contrapone al clima complicado que han sufrido proveedores, como Intel o AMD, y renueva las esperanzas en el mundo de los semiconductores: Texas Instruments es considerado un barómetro en la industria, al tener la más extensa comunidad de clientes y línea de productos. Su acción conseguía subir un par de puntos al día siguiente de publicar su informe.

 

No ha debido ser sencillo: Texas Instruments ya había avisado que preveía un mercado débil durante su reporte del trimestre anterior, y admitió durante la rueda de prensa que el mercado de electrónica para uso personal está sufriendo, especialmente en el mundo del PC y equipos de comunicaciones, lo cual hubiera retirado 150 millones de dólares en ventas para este trimestre. Sin embargo, fuera de estos segmentos, la demanda aparece estable, con una particular energía en el sector automovilístico, cada vez más ávido de chips y software.

La directiva de Texas Instruments puede estar orgullosa: ha conseguido superar la transición desde chips digitales a analógicos y de uso industrial, los cuales representaban menos de la mitad de sus ventas hace 5 años, y que ahora copan el 87% de sus ingresos. Este mercado tiene unas cuantas ventajas: la primera, mucha menos competencia que en la mayoría de otros mercados de semiconductores; la segunda, la segunda, una demanda más estable, menos dependiente del volátil consumidor; la tercera, quizás precios más bajos, pero también la posibilidad de producirlos con equipamiento más antiguo, permitiendo mayores márgenes. Y la competencia podría incluso reducirse: en Octubre se rumoreaba que Texas Instruments compraría su mayor competidor en el campo analógico, Maxim, aunque tales rumores no se han materializado por ahora.

Para el trimestre actual, que terminara a finales de Marzo, Texas Instruments espera unas ventas de nuevo ligeramente por debajo de las expectativas de Wall Street, aunque de nuevo conseguiría alcanzar la cifra de beneficio que el mercado requiere para mantener el precio de la acción.

 
Categorías: Q4-15 | Texas Instruments