Ruido en el Sistema

22 de Enero de 2016

SAP promete ser un negocio cloud para el 2018; hasta entonces sus márgenes serán bastante modestos

1678 Visitas

En SAP SE han dejado un buen sabor de boca al mercado con su más reciente informe trimestral en el cual destaca un incremento del 16% en las ventas gracias al rápido crecimiento de su negocio cloud. No obstante la firma reconoce que todavía tiene un par de años de trabajo por delante antes de que la distribución de software en la nube se convierta en su principal fuente de ingresos.

La firma alemana SAP SE, dedicada a la fabricación de software para el mercado corporativo, ha presentado este viernes su balance contable del cuarto trimestre del 2015. En el reporte se lee que sus ventas crecieron un 16% hasta contabilizar 6.853 millones de dólares, aunque este incremento no evitó que los beneficios se redujeran un 2%, para un total de 1.410 millones de dólares. La firma ha atribuido el tropiezo en materia de ganancias al programa de compensación con acciones que implementó durante el 2015, y a los costes de integración de adquisiciones recientes, así como al desarrollo de su programa de reestructuración del negocio. Las cifras, si bien bastante positivas, no causaron mayor movimiento en la cotización el día de hoy, pues la compañía había difundido una versión preliminar de los datos el pasado 11 de Enero, y el ajuste en la capitalización por parte de los inversores fue realizado aquel día.

Si nos remontamos un par de semestres en el tiempo, encontraremos que entonces en la compañía solo se hablaba de sus planes de transformar su negocio de software desde un modelo de comercialización de licencias instalables, a uno basado en la oferta de programas basados en la nube. Dicha apuesta ha logrado resultados excepcionalmente buenos, ya que el negocio cloud promedia un crecimiento superior al 100% en los últimos tres periodos -81% en el cuarto trimestre-, y en esta ocasión recaudó un respetable montante de 682 millones de dólares.

La otra cara de la moneda es la división que engloba al software instalable, que a pesar de registrar un crecimiento mucho más modesto -sus ventas aumentaron un 13%- sus ingresos fueron 7,5 veces mayores que los de la primera. Ello nos habla de lo mucho que dista SAP de cumplir con su meta de hacer migrar a los clientes del software tradicional hacia su plataforma cloud, situación que ya han confrontado compañías como Oracle y Microsoft, que sin importar cuanto avancen todavía exhiben un crecimiento más lento en la nube que negocios como Salesforce y Tableau, que se dedican exclusivamente a dicho segmento.

Así, para evitar que el mercado se torne ansioso con respecto a su plan de reestructuración, SAP ha presentado algunas cifras que deberían comprarle algo de tiempo entre los inversores: 1) Los clientes de su software S/4 HANA, que permite integrar el software instalable con las aplicaciones en la nube, o incluso migrar por completo a esta última, aumentó el número de suscriptores en más de 100% al cierre del cuarto trimestre, y ya cuenta con 2.700 usuarios; 2) La división cloud acumula cerca de 4.000 millones de dólares en ventas diferidas -contratos que se cobran a medida que se presta el servicio-, demostrando que una vez que la nube sea el negocio principal será mucho más sencillo proyectar los ingresos de la firma; 3) Se estima que en el 2018 la comercialización de software en la nube aportará la mayor parte de la recaudación del negocio -entre 63% y 65% según sus propios cálculos; 4) Basados en el buen momento del apartado cloud han revisado al alza sus proyecciones de ventas para el 2017 a un rango entre los 25.000 y los 25.400 millones de dólares.

Adicionalmente la empresa ha afirmado que sus ventas de este año fiscal serán hasta un 33% mayores, comparadas con las del 2015, bajo el supuesto de un tipo de cambio constante. En este contexto el único tema que debería preocupar a Wall Street es el de los márgenes de ganancia, en vista de que ahora mismo la empresa reporta un margen del 25%, lo cual está unos 10 puntos porcentuales por debajo de lo que acostumbraba antes de iniciar su transformación a un modelo cloud. El director financiero de la empresa, Luka Mucic, ha intentado quitar hierro al asunto mencionando que los márgenes se mantendrán en una media del 30% lo que resta de la década, pero que este tema realmente no es una preocupación para la directiva. Por lo tanto, si están dispuestos a tolerar un par de años de ganancias moderadas, a partir del 2018 podrían ser parte del despegue de SAP bajo un nuevo modelo operativo.

 
Categorías: Q4-15 | SAP