Ruido en el Sistema

22 de Febrero de 2016

Priceline demuestra que la industria de viajes en línea puede continuar creciendo

1684 Visitas

El balance trimestral de Priceline ha disipado los temores que inspiró su rival Expedia, exhibiendo un robusto crecimiento financiero a finales de 2015, y dejando muy buenas proyecciones para el primer cuarto del 2016.

Tras conocerse el reporte trimestral de Expedia a mediados de mes, el mercado bursátil temía que la industria de intermediación de viajes en línea estuviera atravesando momentos difíciles. Sin embargo el pesimismo fue disipado por el balance financiero de Priceline, que avanzó como una aplanadora sobre los números de su rival, anunciando ventas por un montante de 2.000 millones de dólares -8,7% más que hace un año-, y beneficios por un total de 641 millones de dólares, un 11% más que en 2015. La noticia impulsó las acciones de la compañía a un alza del 11,24% al cierre de las operaciones del pasado miércoles.

Parte de los temores que acosaban a las agencias virtuales de viajes se originaron en Noviembre del año pasado, cuando un deplorable atentado terrorista enlutó a la ciudad de Paris y puso en alerta a media Europa, lo cual como era previsible mermó el número de viajeros que visitaron el viejo continente en la temporada navideña. No obstante, ello no evitó que Priceline incrementara en un 12,7% las reservas brutas en su plataforma, que durante el 2015 generaron unos impresionantes 12.000 millones de dólares. El buen rendimiento de Priceline es una consecuencia inmediata de su imponente portafolio de propiedades, que según el último conteo abarca 850.000 edificaciones, que engloban cerca de 23 millones de habitaciones en 220 países. Además la rapidez con que crece este catálogo es igualmente sorprendente, ya que hace apenas seis meses la firma contaba con 635.000 propiedades.

Aunque es necesario aclarar que la mayor parte de estos alojamientos pertenecen de hecho a terceros que mantienen alianzas con la compañía, y es por ello que la división de agencia -intermediación de reservas en hoteles de terceros- recauda mucho más que el apartado merchant -que ofrece reservas en habitaciones que están en el inventario de la empresa. Así mientras el servicio de agencia aumentó su facturación un 14,4%, hasta los 1.400 millones de dólares, la unidad merchant registró una contracción del 6,8%, ingresando 445,8 millones de dólares.

La orientación de ventas de Priceline deslumbra a los analistas.

La orientación de ventas de Priceline deslumbra a los analistas.

Por otro lado es de destacar que el negocio de reservas de hoteles, que en 2015 gestionó una demanda de 423 millones de noches de alojamiento -más del doble de lo que gestionó Expedia- mantiene una brecha abismal con el resto de las operaciones de la empresa, ya que en el último trimestre del 2015 tan solo se procesaron 12,2 millones de días de reservas de vehículos -11% más que el mismo periodo del 2014-y y se vendieron 1,7 millones de billetes de avión -3% menos que el año previo. Las reservas de pasajes de avión constituyen uno de los segmentos en los cuales Priceline muestra el menor avance, aun y cuando el precio de los billetes ha caído un 15% gracias a la baja en la cotización del crudo, que a su vez significa gasolina más barata para las aerolíneas.

Asimismo, otros servicios como la reserva de mesas en restaurantes todavía no ha ganado la suficiente escala para convertirse en una parte importante de las ventas. La firma espera que esto ocurra una vez que complete el lanzamiento global de OpenTable, servicio que adquirió en 2014 y que aún se mantiene enfocado en el mercado estadounidense. Curiosamente este sea probablemente el único negocio de Priceline que se enfoca en los EE.UU., ya que la compañía genera el 90% de sus recursos en los mercados internacionales. Precisamente este detalle ha causado ligeras turbulencias en las finanzas de la empresa, dado que la apreciación del dólar se traduce en menos recursos al convertir en moneda local las ventas internacionales.

Pero ni siquiera las variaciones del tipo de cambio parecen detener a Priceline, que ya ha proyectado que en el trimestre en curso facturará entre 2.000 y 2.130 millones de dólares, y sus beneficios podrían incrementarse hasta los 630 millones de dólares. El primero de estos indicadores es bastante mejor de lo que estimaba el mercado, mientras que el segundo se ubica en línea con las expectativas y ha bastado para que los inversores le den su apoyo a la firma, cuyas acciones se encuentran al alza desde que presentó su balance contable.

 
Categorías: Priceline | Q4-15