Ruido en el Sistema

23 de Diciembre de 2015

Oracle decepciona al mercado con su reporte trimestral; su negocio en la nube continúa siendo una promesa lejana

3769 Visitas

Oracle cierra un 2015 bastante turbulento para sus finanzas, que han sufrido las consecuencias de la transición del negocio desde la explotación comercial de la distribución de software instalable a la comercialización de software y servicios alojados en la nube. Dicha estrategia ha deprimido los ingresos de las líneas más rentables, y aunque la facturación por concepto cloud crece a un ritmo acelerado, esto todavía no es suficiente para sostener económicamente a la empresa.

Un día después de la presentación de su último balance financiero del 2015 las acciones de Oracle, el conocido fabricante de software, cayeron un 5,09% en una clara muestra de la decepción que sintió el mercado ante las cifras reportadas. Esto ocurría el pasado 17 de diciembre, pero no ha sido hasta el día de hoy cuando el activo ha conseguido recuperar la cotización que exhibía antes de divulgar sus resultados trimestrales. En el informe financiero de la compañía se puede leer que los beneficios se redujeron un 12%, replegándose hasta los 2.200 millones de dólares. Entretanto las ventas también mostraron contracción, perdiendo un 6%, para cerrar el periodo con un total de 8.990 millones de dólares facturados. La primera conclusión que se deriva de este reporte es que la transición de la firma hacia un modelo de negocios basado en la nube sigue pasando factura a su balance, situación que ya habíamos resaltado el trimestre pasado.

La directiva ha intentado disimular esta condición alegando que de no haber sido por la apreciación del dólar, sus beneficios netos apenas si habrían caído un 3% y sus ventas habrían cerrado sin variación respecto al mismo periodo del 2014. Aunque a decir verdad, la compañía ya había utilizado esta misma excusa en el mes de Junio, cuando un analista de FBR Capital Markets desmintió el alegato afirmando: “Mientras que la directiva achaca la debilidad al tipo de cambio, está claro para nosotros que la compañía sigue lidiando con su transición a la nube…”. Esta declaración tiene hoy la misma validez que tuvo entonces, lo cual puede ser comprobado si revisamos las ventas por división de la empresa:

• En primer lugar tenemos que el negocio matriz de Oracle, que aporta un 70% de los ingresos, y que además depende largamente de la venta de licencias de software instalable, vio decaer sus ingresos un 2%. De hecho el dato más resaltante es el que indica que las ventas de nuevas licencias instalables mermaron un 18%, recaudando tan solo 1.700 millones de dólares.
• Otro negocio histórico de la firma, la comercialización de hardware, declino un 10% -en cifras ajustadas por la volatilidad del tipo de cambio- y aun así esta unidad facturó casi el doble que la división cloud, que se ha convertido en la fuente de una inalcanzable promesa de mejoría para la compañía californiana.
• Y si bien la nube fue el único segmento del negocio que logró crecer -su recaudación se incrementó un 26%-, contabilizando ingresos por el orden de los 649 millones de dólares, esta unidad apenas representa el 7% de las ventas totales de Oracle.

La división cloud es el único segmento de negocios de Oracle que exhibe crecimiento.

La división cloud es el único segmento de negocios de Oracle que exhibe crecimiento.

Así, el hecho de que las proyecciones de la directiva mencionen que la nube crecerá en promedio más de 50% en los próximos dos trimestres se vuelve un punto secundario en vista de que las líneas verdaderamente rentables -esto es el software instalable y el hardware- seguirán siendo el cordero de sacrificio que alimenta las operaciones cloud. Es tal la certeza en torno a esta situación que el mercado ha terminado por ignorar por completo los comentarios de Safra Catz, co-directora ejecutiva de Oracle, quien expresó que no solo los próximos dos trimestres serán excepcionales para la nube, sino que también lo será el próximo año fiscal.

De cumplirse los pronósticos de los ejecutivos Oracle conseguiría su objetivo de vender más de 1.500 millones de dólares en SaaS y PaaS -software como servicio e infraestructura como servicio, respectivamente- en un mismo año fiscal, cerrando la brecha con Salesforce, su principal rival, que no dudo un segundo en capitalizar las oportunidades en la nube y acabó sacando una gran ventaja a Oracle.

Por lo pronto la empresa tendrá que conformarse con seguir trabajando duro para alcanzar su meta de hacer de la nube la base de su negocio, tolerando el estancamiento de sus ventas totales durante los próximos dos periodos. De lo que no estamos muy seguros es que en Wall Street tengan la suficiente paciencia como para esperar a que la compañía alcance la luz al final del túnel.

 
Categorías: Oracle | Q4-15