Ruido en el Sistema

13 de Febrero de 2015

NetApp parece obligada a migrar a la nube.

462 Visitas

NetApp se une a la larga lista de empresas en la industria tecnológica que se han visto obligadas a migrar su oferta a productos relacionados con la nube, para no perder el tren de innovación que marca la evolución del mercado.

Continua la temporada de resultados trimestrales, y es esta ocasión repasamos los números de NetApp, fabricante de equipamiento para almacenamiento de datos diseñado para el mercado corporativo. La firma californiana no atraviesa su mejor momento, pues las acciones que ya habían caído 8,9% durante los últimos 12 meses, sumaron una pérdida adicional del 5% después de anunciar su reporte del cuarto periodo del 2014. El declive en la cotización de la firma respondió a que tanto sus ventas como sus beneficios fallaron frente a las proyecciones de los analistas. Así por ejemplo, su facturación se contrajo un 6% hasta los 1.550 millones de dólares, mientras que sus beneficios se redujeron 8%, para cerrar en 176,8 millones de dólares.

De acuerdo con Nick Noviello, director financiero de NetApp, las ventas del trimestre sufrieron las consecuencias del fortalecimiento del dólar a nivel mundial, elemento que ha afectado los resultados de todas las compañías norteamericanas que componen el índice de Ruido en el Sistema. El ejecutivo fue más allá, y especificó que el factor cambiario redujo la facturación en 1%, lo cual nos lleva a preguntarnos por el restante 5% de contracción en las ventas. Al ser consultado sobre este punto por un columnista de Barron’s, Noviello reconoció la existencia de problemas de “ejecución” que estarían mermando el rendimiento.

Estos problemas fueron investigados más a fondo por analistas de Morgan Stanley que comprobaron que NetApp enfrentó durante el periodo una tendencia conservadora al gasto por parte de clientes preocupados por las fluctuaciones cambiarias y de los precios del combustible. Además, la empresa se desenvuelve en un contexto de amplia competitividad no solo por parte de otros fabricantes de equipos de almacenamiento flash, sino también por la marcada preferencia de migrar el almacenamiento de datos a arquitecturas en la nube.

Como respuesta a esta coyuntura NetApp ha fortalecido su oferta de servicios en la nube, presentando NetApp Private Storage, una solución que permite interconectar redes de almacenamiento virtual de diversas fuentes bajo la administración de la empresa. Esto incluye la oferta de una nube híbrida que combina servicios como Amazon Web Services y Azure de Microsoft, con las capacidades de la red privada de NetApp. Esta apuesta motivó la adquisión durante el mes de octubre de SteelStore -por 80 millones de dólares-, una línea de productos pertenecientes a Riverbed Technology diseñada para hacer copias de seguridad y almacenarlas en la nube.

Otra iniciativa desplegada por NetApp ha sido invertir en la ampliación de su fuerza de ventas, un esfuerzo que en palabras de la firma está pensado para demostrar que posee “confianza en su portafolio y estrategia”, pero que en última instancia responde a la necesidad de intensificar sus esfuerzos de captación de contratos. También han sido aprobados 2.500 millones de dólares adicionales para un plan de recompra de acciones que se extenderá hasta el 2018, y cuenta con cerca de 3.000 millones de dólares disponibles. El plan ha sido señalado como una estratagema para defender el beneficio por acción, pero la compañía ha negado reiteradamente esta acusación, declarando que se limita a cumplir su promesa de devolver valor a los accionistas.

En todo caso, es previsible que el futuro de la empresa se halle indefectiblemente atado al negocio en la nube, tendencia que se ha apropiado de la industria tecnológica y marca su evolución. Esta idea ha sido reafirmada por Tom Georgens, director ejecutivo de NetApp, quien ha declarado que el foco de la compañía sigue puesto sobre la oferta de una nube hibrida, si bien los números todavía no respaldan esta estrategia. Las cifras indican que durante el cuarto trimestre del 2014, el 92% de la facturación de NetApp resultó de los productos comercializados bajo su marca, mientras el resto corresponde a los equipos distribuidos a través de OEM -fabricantes de equipos originales-, en cambio, no existen datos para el negocio en la nube.

Así las cosas, los resultados de este periodo parecen destinados a repetirse en el primer trimestre de 2015, pues ya existe orientación de ventas de la firma que habla de entre 1.550 y 1.650 millones de dólares. De concretarse esta proyección, NetApp decepcionaría una vez más al mercado que espera ventas por el orden de los 1.690 millones de dólares. Unidades de inversión como la del banco Wells Fargo se han apresurado a confirmar la decepcionante orientación, basados en el hecho de que el mercado europeo aporta alrededor del 33% de los ingresos de la firma, y esta fuente continuará siendo afectada por las fluctuaciones cambiarias. Un reto adicional para NetApp será sobrellevar la contracción de las ventas en los acuerdos OEM en momentos en que EMC se presenta como un rival importante.

 
Categorías: Netapp | Q4-14