Ruido en el Sistema

18 de Agosto de 2015

Los beneficios de Lenovo se desploman 51%, obligando a la firma a reestructurar la línea móvil

1130 Visitas

Finaliza un pésimo trimestre para Lenovo, cuyos beneficios netos se derrumbaron un 51%, arrastrados por las pérdidas de la línea de móviles. La marca Motorola ha pasado de ser la niña mimada de la compañía a convertirse en una piedra en el zapato en tan solo cuestión de meses.

El fabricante de equipos electrónicos, Lenovo, se encuentra viviendo una pesadilla. Las acciones de la firma china han caído más de 20% en las últimas cuatro jornadas, tras conocerse que su reporte de resultados trimestrales -presentado el jueves 13 de Agosto- describe un panorama absolutamente catastrófico. La cifra más impactante del informe fue el desplome de 51% en los beneficios netos, que apenas alcanzaron los 105 millones de dólares, en el que fue descrito como “el entorno de mercado más complicado en años recientes”, según el consejero delegado de la compañía, Yang Yuanqing. Sin embargo, esto no evitó que la facturación creciera un 3%, contabilizando 10.700 millones de dólares, gracias a que la compañía consiguió retener el primer lugar en ventas globales de PCs.

Así, en medio de un mercado mundial de ordenadores que se contrajo casi 12% durante el periodo, Lenovo solo cayó un 7%, contabilizando 13,5 millones de unidades vendidas. Esto se traduce en 7.300 millones de dólares en ingresos por concepto de ordenadores, y deja a la empresa con un 20,6% de participación de mercado en este segmento, donde la competencia -y particularmente HP- le sigue los pasos muy de cerca. La compañía ha considerado estos números como un éxito -a pesar de que implican la primera contracción en el total de unidades vendidas en los últimos dos años-, básicamente porque se ubican por encima de las proyecciones previas de las firmas de investigación de mercado.

Pero mientras que la línea de PCs aportó lo suficiente para mantener el negocio a flote, no puede decirse lo mismo de la división móvil, la cual perdió un 26% de su facturación, recaudando tan solo 2.100 millones de dólares. El principal dolor de cabeza de la firma estuvo en la que hasta este trimestre había sido su apuesta principal: la línea de teléfonos móviles Motorola. Recordemos que Motorola fue comprada a finales de 2014 por un montante de alrededor de 3.000 millones de dólares, y ya desde el último trimestre del año pasado se celebraba su increíble capacidad para vender millones de dispositivos, al tiempo que se estimaba que el negocio sería rentable después de 12 meses. Hoy en cambio, el volumen de unidades vendidas bajo la marca Motorola ha caído un 29% -unos 5,9 millones de unidades-, y en total la división móvil acumula una pérdida de 662 millones de dólares en la primera mitad del 2015. Esto ha llevado a Lenovo a caer desde el tercer lugar en ventas de smartphones que ocupada el trimestre pasado, hasta el quinto lugar -con una participación de mercado del 4,5%-, siendo superada por Huawei y Xiaomi, que ahora escoltan a Apple y Samsung, que continúan dominando el segmento.

lenovo_ceo

La estrepitosa caída de Lenovo en el apartado de smartphones estuvo relacionada con la saturación del mercado chino de teléfonos inteligentes, que por primera vez en seis años vio reducirse su demanda. Los analistas reconocen que esta tendencia los ha tomado por sorpresa, pues nadie esperaba que este fenómeno se manifestara tan rápido, y ahora mismo se estima que solamente Apple será capaz de sobrellevar el temporal que se avecina. Ante estas perspectivas Lenovo ha decidido actuar rápidamente, anunciando un recorte del 5% en su plantilla -unos 3.200 puestos de trabajo-, en posiciones no relacionadas con la manufactura y centradas fundamentalmente en Motorola, donde incluso se rumora que se reemplazará al director ejecutivo.

La reestructuración del negocio móvil le costará a Lenovo entre 600 y 650 millones de dólares, además de otros 300 millones de dólares en pérdidas por el inventario de smartphones que no se vendieron. Bajo dicha estrategia Lenovo espera ahorrar cerca de 1.350 millones de dólares al año, y adicionalmente, mantiene sus estimaciones de comercialización de unidades este año fiscal. Los analistas, por el contrario, consideran que Motorola tiene escasas posibilidades de salir adelante en la complicada situación en que se encuentra el mercado, y algunos incluso temen que Lenovo deba reconocer pérdidas mucho mayores relacionadas con este negocio. Es por ello que Warren Lau, de Maybank, ha insinuado que la mejor alternativa para la compañía es escindir la división móvil para evitar que esta erosione las ventas de la línea de PCs y el negocio de servidores, los cuales considera viables a largo plazo.

El negocio de servidores, por cierto, aun no acaba de integrarse a las operaciones de la empresa, desde que fuera adquirido en 2014 de manos de IBM. Por esta razón Lenovo ha estado barajando alternativas para mejorar la rentabilidad de esta unidad en el mercado empresarial, y de momento toma fuerza la opción de concentrarse en la oferta de data centers exponencialmente escalables (hyperscale), los cuales son muy populares entre las compañías de internet que manejan un gran volumen de datos. Por su parte, la línea de PCs no está exenta de retos, ya que la firma ha reconocido que debe recortar sus gastos para mantener la competitividad de este apartado y proteger sus ingresos en el corto plazo, periodo en el cual se espera que la demanda de ordenadores continúe a la baja. Así, la única buena noticia que podemos extraer del reporte financiero de Lenovo, es el hecho de que la devaluación en China no tendrá un efecto negativo sobre las operaciones de la compañía, cuya principal fuente de ingresos está en los mercados internacionales. Aunque evidentemente esto no es suficiente para apaciguar a los inversores.

 
Categorías: Lenovo | Q2-15