Ruido en el Sistema

21 de Diciembre de 2015

La apuesta por la nube híbrida impulsa a Red Hat a la estratosfera; sus ventas y beneficios crecen 15%

2626 Visitas

Red Hat ha completado un 2015 excepcionalmente bueno, con sorpresas positivas en todos los trimestres. Y el último periodo del año no ha sido la excepción, pues su facturación y beneficios crecieron un 15%, mismo porcentaje en que se incrementaron sus ventas diferidas, lo cual le permitió a la firma revisar al alza su orientación.

Las acciones de Red Hat, el fabricante de software más conocido por la distribución de Linux que lleva su nombre, rozaron el pasado viernes su máximo valor de los últimos tres lustros -83,99 dólares- antes de cerrar con una ganancia del 3,21% o poco más de 81 dólares. La subida es atribuible a que la compañía ha vuelto a sorprender al mercado de manera positiva, con lo cual corona un 2015 absolutamente exitoso (aquí pueden consultar sus reportes del primer, segundo y tercer trimestre). El más reciente informe financiero de la firma indica que sus ventas se incrementaron un 15% hasta totalizar 523,6 millones de dólares. Entretanto los beneficios se incrementaron en un porcentaje similar, contabilizando 46,8 millones de dólares, con lo cual ha crecido en dos dígitos en por lo menos ocho de los últimos 12 trimestres.

Como de costumbre la estrella del negocio fue el software Red Hat Enterprise Linux, que proporciona el 82% de los ingresos por concepto de suscripciones. Estas últimas constituyen virtualmente la totalidad del negocio, y se reparten entre los ingresos por suscripciones al software, suscripciones a la infraestructura -que incluye soluciones de almacenamiento y la plataforma en la nube de la empresa-, y suscripciones al desarrollo de aplicaciones y tecnologías emergentes -entre las cuales se cuenta la virtualización y el middleware.

Dicha estructura operativa ha sido la clave para que Red Hat tuviera tan buen año, pues mientras que la industria de software ha visto reducirse sus ingresos a medida que se extiende el uso de servicios en la nube, la firma ha conseguido adaptarse a los nuevos tiempos, adecuando su oferta para impulsar el concepto de nube híbrida. Esta última no es más que el resultado de combinar el uso de software instalable con servicios y aplicaciones en la nube. El ejemplo más claro de esta estrategia lo constituye la alianza Red Hat-Microsoft, a partir de la cual la distribución Linux de Red Hat está disponible para los usuarios de Azure. En Red Hat han destacado que esta decisión permite a los clientes de la plataforma cloud de Microsoft acceder a soluciones que de otra forma tendrían que contratar a través de la nube de Amazon, AWS, lo cual deja entrever que Microsoft estaría utilizando esta política para minar el dominio de Amazon en la industria.

Red Hat roza su máxima cotización de los últimos 15 años gracias a un excelente reporte trimestral.

Red Hat roza su máxima cotización de los últimos 15 años gracias a un excelente reporte trimestral.

Pero además de la distribución de Linux, otros productos de Red Hat como OpenStack -software que gestiona el almacenamiento de datos- y las llamadas tecnologías emergentes también se han beneficiado de la alianza con Microsoft. En este sentido, el dato más resaltante ofrecido por la directiva menciona que el desarrollo de aplicaciones y las tecnologías emergentes vendieron este trimestre un 45% más que el mismo periodo del 2014, y estaría cerca de alcanzar la cota de 500 millones de dólares facturados en un año.

El resto de los ingresos de la empresa provienen de la prestación de servicios, pero este apartado ha perdido tanta importancia en el negocio que de momento apenas si contribuye con 66 millones de dólares a la recaudación trimestral. De hecho a algunos analistas le preocupa que el haber sacrificado la facturación por servicios para respaldar la venta de suscripciones pueda afectar las finanzas de la empresa en el largo plazo, particularmente si los márgenes de ganancia -que son superiores al 90% en las suscripciones- llegaran a ser impactados por futuras adquisiciones.

Aunque de momento todo son alegrías para Red Hat, que ha informado que sus ventas diferidas -ordenes que cobrará al entregar el producto- aumentaron un 15%, y esto le ha permitido revisar al alza sus proyecciones de ventas para el año fiscal (que a efectos de su contabilidad cierra en febrero) a un rango entre los 2.044 y los 2.048 millones de dólares. La firma también incrementó sus estimaciones de ventas para el próximo periodo hasta los 539 millones de dólares, unos 6 millones más de lo que calculan los analistas. En respuesta a ello, hasta 20 firmas de análisis aumentaron su precio objetivo de la acción. La valoración más optimista corresponde a Brian White, analista de Drexel Hamilton que apunta a una cotización de 98 dólares. Sin embargo no todos son igual de optimistas, ya que en Goldman Sachs insisten en recomendar que se abandone cualquier posición en el activo basados en el argumento de que la elevada facturación de la empresa no es sostenible. Esta afirmación ha sido complementada por Ben McFadden de Pacific Crest, quien asegura que dada la relación entre cotización y cash flow, es posible que la acción muestre una contracción próximamente.

 
Categorías: Q4-15 | Red Hat