Ruido en el Sistema

15 de Abril de 2015

Intel sufre por su dependencia al mercado de PC’s

833 Visitas

Intel presentó resultados trimestrales que apenas alcanzaron a satisfacer a los analistas en una clara muestra que la profunda dependencia de la firma al mercado de PC’s es un pesado lastre en momentos en que la tendencia mundial se orienta al consumo de dispositivos móviles.

Hace apenas unas horas conocíamos los resultados trimestrales de Intel, fabricante de semiconductores que por su importante presencia en el mercado de PC’s es considerado una referencia indispensable a la hora de calibrar las tendencias en este segmento. En la orientación previa Intel había indicado que esperaba un periodo difícil para la facturación, como consecuencia de la baja en las ventas de PC’s. Esto último ha probado ser cierto, y sin embargo la firma pudo cumplir con las expectativas de los analistas y mostrar un ligero crecimiento en sus ganancias.

Las cifras concretas dan cuenta de 12.780 millones de dólares en ventas, lo cual se ubica en línea con el total alcanzado en 2013, y difiere en apenas 10 millones de dólares respecto al consenso general de Wall Street. Por su parte, los beneficios ascendieron a 1.990 millones de dólares, lo cual implica un crecimiento del 3% en términos anuales y satisface las proyecciones de los analistas.

Como de costumbre la recaudación de la empresa estuvo encabezada por la división de ordenadores, que recientemente fue fusionada con el negocio móvil y ahora se denomina Client Computing Group. La fusión de ambos negocios en una misma unidad dificulta el poder discernir el aporte relativo de los ordenadores a la facturación del correspondiente a los móviles y tablets, no obstante se estima que ambas líneas de negocio enfrentaron problemas durante el trimestre. Fue así como la división cerró el periodo con una caída del 8% anual hasta los 7.400 millones de dólares.

Sobre este particular merece la pena algunas acotaciones. En primer lugar recordemos que Intel ha implementado como estrategias el ofrecer subsidios al uso de sus chips en las tablets de diversos fabricantes de dispositivos, en un esfuerzo por ganar participación de mercado aunque sea a costa de la rentabilidad. Esto le permitió vender 7 millones de tablets durante el trimestre, lo cual es un incremento del 45% anual. Sin embargo esta política significó en 2014 unos 4.000 millones de dólares en pérdidas, y la compañía ha reconocido que espera incurrir en otros 3.200 millones de dólares en pérdidas este año por el mismo concepto. Consecuentemente al sumar estás pérdidas a un mercado de PC’s que se contrae era inevitable que esta división se viniera abajo. Esto nos lleva al segundo punto, y es que tanto la dirección ejecutiva como la investigación de mercado indican que las ventas de ordenadores no dejarán de caer en el futuro cercano, debido a factores que van desde una marcada tendencia mundial a consumir más dispositivos móviles y menos ordenadores, hasta el fin de una oleada de sustitución de equipos motivada por la eliminación del soporte a Windows XP por parte de Microsoft. A ello se suman elementos macroeconómicos como el fortalecimiento del dólar y la ralentización del mercado europeo.

En este contexto incluso el próximo lanzamiento del sistema operativo Windows 10 podría resultar insuficiente para reactivar el segmento, según ha sido sugerido por el propio Brian Krzanich, director ejecutivo de Intel. Bajo este panorama resulta claro que otras líneas de negocio deben recoger el testigo si la firma espera mantener un crecimiento sano en sus ventas. El problema está en que el resto de las divisiones aún se encuentra muy lejos de facturar lo suficiente para sostener a la empresa.

Así por ejemplo encontramos que el Software Group se contrajo un 3% durante el periodo y apenas alcanzó a recaudar 534 millones de dólares. Asimismo, la división de Internet de las cosas ingresó un montante similar con 533 millones de dólares y 11% de incremento anual. Esto deja las esperanzas de la compañía centradas en el negocio de data centers el cual creció durante el trimestre un 19% y alcanzó a ingresar 3.700 millones de dólares.

De acuerdo con reportes de Bloomberg fue gracias a la división de data centers que Intel consiguió mantener su margen bruto de ganancias por encima del 60%. Y el buen rendimiento de esta unidad sin lugar a dudas continuará pues la demanda de servidores parece no encontrar límites en momentos en que compañías como Google y Facebook enfrentan gigantescos volúmenes de datos que las han obligado a escalar sus data centers. Además, esto se ve reforzado por la popularidad de los servicios en la nube y la consiguiente demanda de equipos para sostener estas arquitecturas virtuales.

Con ello en mente la firma ha intentado la que podría ser una de las adquisiciones más grandes de su historia, nos referimos a la compra de Altera. Este último es un fabricante de chips principalmente utilizados en equipos para data centers, lo cual hace evidente su valor para Intel. Reportes extraoficiales dan cuenta de que Intel podría haber ofrecido una cifra cercana a los 10.000 millones de dólares o 54 dólares por acción de Altera, lo cual habría roto las negociaciones por las amplias diferencias en el precio que aspira el fabricante de chips programables. Rumores posteriores señalan además que existen presiones por parte de los accionistas de Altera para que esta acepte la oferta de Intel. No existen mayores detalles al respecto pues Krzanich declinó hacer mención a este tema durante el anuncio de resultados de Intel.

Entretanto Intel deberá continuar en una situación delicada debido a su profunda dependencia del mercado de PC’s, con lo cual los recortes de gastos en capital y la reducción de su programa de recompra de acciones serán elementos indispensables para proteger los márgenes de ganancia y el efectivo disponible. Con miras al próximo trimestre la firma ha ofrecido orientación de ventas en torno a los 13.200 millones de dólares, y ha indicado que espera una facturación total para el 2015 completamente plana respecto al año previo, cuando ingresó 55.900 millones de dólares. Los analistas comparten estas proyecciones, aunque evidentemente no tienen más opción pues difícilmente Intel ofrezca una sorpresa positiva en el periodo por venir.

 
Categorías: Intel | Q1-15