Ruido en el Sistema

14 de Octubre de 2015

Intel frena la caída de sus beneficios lo suficiente para vencer las expectativas del mercado

1062 Visitas

Intel parece navegar en medio de una tormenta, pues a la merma en las ventas de PCs ahora se suma una reducción en la demanda de chips para servidores. Sin embargo la firma ha sido lo suficientemente inteligente como para diseñar una mezcla de productos capaz de mejorar el precio de venta promedio de su oferta y por esta vía ha reducido el impacto sobre sus ingresos.

Las acciones de la empresa líder en la industria de semiconductores, Intel, cerraron el día de hoy con un alza del 2,37% en respuesta al reporte trimestral que presentó el martes por la tarde. En dicho informe se puede leer que los beneficios de la firma se contrajeron un 6,3%, para un total de 3.110 millones de dólares. Asimismo, la facturación se redujo en unos 80 millones de dólares respecto a la cota alcanzada hace un año, para un montante de 14.470 millones de dólares. En este sentido, a pesar de la tendencia negativa que mostraron ambos indicadores, los números reportados se ubicaron por encima de las estimaciones de Wall Street.

Al haber superado las expectativas de los analistas, Intel replica lo logrado el trimestre pasado, cuando a pesar de que el mercado de PCs le jugó una mala pasada su negocio fue lo suficientemente fuerte para capear el temporal. En esta ocasión la historia siguió el mismo libreto: una caída del 15% en las ventas de chips para ordenadores de sobremesa, -14% en procesadores para laptops y -29% en semiconductores para tablets, y sin embargo los ingresos de la firma en este apartado apenas si cayeron un 7%, para un total de 8.500 millones de dólares facturados. Esto fue posible gracias a que el precio de venta promedio de los procesadores se incrementó en un 15% en términos anuales. Intel ha completado esta hazaña a través de dos estrategias, la primera ha sido aumentar la participación de los chips de última generación en su mezcla de productos, ya que estos poseen un mayor margen de ganancia que las líneas más antiguas. Esto incluye a la línea Skylake -procesadores de 14 nanómetros-, de la cual se espera que sea capaz de robar participación de mercado a AMD una vez que sus costes de producción sean controlados.

La otra estrategia ha consistido en recortar los subsidios a los usos de los chips Intel por parte de los fabricantes de tablets. Tales subsidios representaron una pérdida de 4.000 millones de dólares para la compañía en 2014, y ante lo oneroso de esta política, la empresa anunció a principios de año que recortaría dicho gasto. Esta promesa se ha estado cumpliendo pues Intel informó que al cierre del tercer trimestre ya ha ahorrado 600 millones de dólares por este concepto, y espera sumar otros 200 millones en el último periodo del año.

Además de los procesadores para ordenadores -unidad que aporta el 60% de los ingresos de Intel-, la división de chips para servidores -que recauda el 30% de la facturación- también logró mejorar su precio promedio de venta, y con ello incrementó su facturación un 12% anual. No obstante esta línea de negocios tuvo que revisar a la baja su orientación para este año fiscal, pues la firma ha reconocido que este apartado no será capaz de crecer el 15% que se proyectaba hace algunos meses. Esta noticia no debe de sorprender a nadie, ya que desde que fue anunciado el objetivo de la empresa el mismo fue denunciado como “demasiado optimista” por parte de unidades de investigación como la de Bernstein. De hecho, la orientación de Intel implicaba que lograría el mejor segundo semestre de su historia. A pesar de ello en Intel no han querido reconocer que fueron demasiado ambiciosos, y en cambio se han limitado a argumentar que la reducción en el gasto corporativo y un entorno macroeconómico complicado son las verdaderas razones por las cuales debió revisar sus proyecciones.

Respecto al resto de los productos de la firma -chips para el Internet de las Cosas, memorias y software- la directiva ha asegurado que todos exhiben un crecimiento modesto, con excepción del software, cuyo producto emblemático -el antivirus McAfee- ya no es tan popular como antes. Un dato interesante con relación a la oferta de memorias es que Intel espera que sus formatos 3D NAND y 3D XPoint -el cual todavía no se lanza- se diferencien de la competencia tanto en coste como en rendimiento, lo cual le permitiría obtener ingresos sólidos en el segmento empresarial, que constituye su público objetivo. Pero mientras esta oferta se hace realidad, Intel tendrá que buscar nuevas maneras de apaciguar al mercado, que aún se muestra muy nervioso ante a dependencia de la compañía del mercado de PCs.

 
Categorías: Intel | Q3-15