Ruido en el Sistema

21 de Agosto de 2015

HP anuncia un muy mal reporte y declara que los próximos trimestres serán bastante difíciles

826 Visitas

Hewlett-Packard ha presentado un reporte trimestral absolutamente decepcionante, tal y como lo esperaba el mercado, que a sabiendas de la debilidad del mercado de ordenadores tenía perspectivas muy negativas sobre el negocio de la firma. Y para agravar la situación, la directiva ha afirmado que los próximos periodos podrían ser aún más complicados.

El día de ayer, el mercado esperaba recibir malas noticias de Hewlett-Packard, y para desgracia de la compañía, esto fue precisamente lo que se anunció, pues por decimoquinta vez en los últimos cuatro años los ingresos de la firma exhibieron contracción. En cifras concretas, las ventas de HP cayeron un 8% anual hasta los 25.300 millones de dólares, y este resultado arrastró a los beneficios un 13% a la baja, para un total de 854 millones de dólares en ganancias. Así, a diferencia de la facturación, los beneficios estuvieron apenas por encima de las expectativas de Wall Street, y esto permitió a la empresa cerrar la jornada de hoy con una ganancia del 0,44% en su cotización.

La principal razón tras el desmoronamiento de las finanzas de HP es por supuesto la reducción en la demanda global de ordenadores e impresoras. Sobre este particular, los números presentados por la compañía indican que el total de unidades vendidas por la marca cayó un 11%, incluyendo una reducción del 3% en la comercialización de notebooks y del 20% en la facturación por concepto de ordenadores de sobremesa. Esta tendencia se hizo particularmente evidente en China, Indonesia y Latinoamérica, donde los consumidores en lugar de comprar una nueva PC, se han decantado por alternativas más baratas como los smartphones y las tablets, que de esta forma se han convertido en su principal fuente de conexión a internet.

Adicionalmente, la directiva ha mencionado que su línea de impresoras enfrenta presiones competitivas en mercados como Japón, lo cual continuará erosionando los precios de sus equipos en los próximos trimestres. Todo esto ha causado que las ventas de ordenadores cayeran un 13% y las de impresoras un 9%, demostrando que el lanzamiento de Windows 10 no es en todo caso la tabla de salvación que los fabricantes de PCs pensaban que sería. Sin embargo, a pesar de ello HP sigue ocupando el segundo lugar en ventas globales de ordenadores, por detrás de Lenovo, que tampoco tuvo un buen trimestre a causa de la desaceleración en la demanda de sus equipos.

En este contexto muchos pensarán que si el hardware no ofrece garantías al negocio de HP, quizás el software y los servicios podrían recoger el testigo, pero lo cierto es que estos apartados vieron reducirse sus ingresos un 6% cada uno, y su aporte a la facturación total de la compañía continúa siendo marginal. En cambio, la única línea capaz de dar la cara por la firma ha sido el apartado empresarial. En este último, la oferta de servidores sigue ganando terreno entre los clientes, lo cual permitió que su recaudación creciera un 2%, para una total de 7.010 millones de dólares, el cual se haya bastante cerca del montante facturado por la división de ordenadores. No obstante, los servicios empresariales siguieron la misma suerte que el resto de las unidades de HP, reduciendo sus ventas en un 11%, y levantando algunas dudas sobre la viabilidad de independizar las operaciones de toda la línea empresarial.

Recordemos que HP ha marcado en su calendario el 1ero de Noviembre como la fecha en la cual completara la escisión de su negocio empresarial para constituir dos compañías públicas: HP Inc., que estará a cargo de la oferta dirigida al mercado de consumidores, y HP Enterprise, que atenderá a los clientes corporativos. Dicha estrategia es esperada con una mezcla de ansiedad y renuencia por parte de los analistas, quienes a pesar de considerar que la separación de ambas divisiones será bueno para los accionistas, albergan muchas dudas sobre la capacidad de ambos negocios para subsistir y ser rentables. Esto se debe a que, si bien el apartado empresarial goza de una buena demanda de hardware en este momento, su oferta enfrenta el riesgo de ser desplazada por la creciente popularidad del almacenamiento en la nube, que está ganando enteros a partir del impulso que le han proporcionado firmas como Amazon, Microsoft e IBM.

Esto significa que HP podría tener entre manos no una sino dos empresas bajo presiones competitivas y de demanda, además de tener que cargar con una cuantiosa factura por reestructuración, proceso que tan solo este trimestre representó gastos por el orden de los 401 millones de dólares, y se espera que al final de la escisión habrá costado 2.000 millones de dólares. La directora financiera de la compañía, Catherine Lesjak, ha prometido ofrecer más detalles al respecto el próximo 15 de Septiembre durante una reunión con los analistas, quienes ya deben estar preparando una ristra de preguntas para aclarar qué quiso decir la directora ejecutiva de la empresa, Meg Whitman, cuando afirmó: “creemos que los próximos trimestres serán bastante difíciles”.

 
Categorías: HP | Q2-15