Ruido en el Sistema

25 de Septiembre de 2015

El negocio de Blackberry sigue haciendo aguas; las ventas y los beneficios caen más de lo esperado

1798 Visitas

Los esfuerzos de Blackberry por reducir su dependencia del hardware están todavía muy lejos de cumplir su cometido. Por esta razón, dado que las ventas de smartphones de la marca no paran de caer, y la facturación por software es decepcionante, la empresa no tuvo más remedio que presentar un pésimo informe financiero en el tercer trimestre del año.

El fabricante de teléfonos inteligentes, Blackberry, ha vuelto a decepcionar al mercado con su más reciente reporte de resultados trimestrales, el cual fue presentado en horas de la mañana de este viernes. Las cifras anunciadas incluyen una contracción del 47% en la facturación, que de esta manera cayó hasta los 490 millones de dólares, ubicándose por debajo de la cota de los 500 millones de dólares por primera vez en una década. Esto rompe una promesa realizada por John Chen -el director ejecutivo de Blackberry- en Marzo, cuando aseguró que las ventas no caerían por debajo de los 500 millones de dólares durante la reestructuración del negocio. Adicionalmente la compañía registró una pérdida de más de 68 millones de dólares -unos 20 millones más de lo que proyectaban los analistas. Ante estos números la respuesta de los inversores fue castigar a las acciones de la empresa con un desplome del 7,68%.

Para entender la mayor debilidad del negocio de Blackberry basta con recordar que el 40% de sus ingresos se origina en su división de hardware, la cual este trimestre apenas si vendió 800.000 teléfonos inteligentes -un 27% menos que el trimestre pasado. Este vergonzoso volumen de ventas deja a Blackberry con menos del 1% de participación en el mercado de smartphones, apartado dominado por Apple, que el periodo pasado vendió 47,5 millones de iPhones. Precisamente, el lanzamiento del iPhone en 2007 fue el principio del fin para los móviles Blackberry, ya que la compañía no supo cómo reaccionar a un producto tan innovador, y a decir verdad parece que sigue sin entender qué desean los consumidores. No en vano las ventas de smartphones Blackberry están actualmente en su peor nivel desde nada menos que 2007, y ha reducido su objetivo de comercialización de este año desde los 10 a los 5 millones de unidades.

Blackberry anunció que vendió tan solo 800.000 smartphones este trimestre.

Blackberry anunció que vendió tan solo 800.000 smartphones este trimestre.

La respuesta de la compañía a esta situación ha sido desconcertante, por decir lo menos, pues si en el pasado apostó por desarrollar su propio sistema operativo para móviles -llamado Blackberry 10-, hoy la compañía ha reconocido su error al informar que prepara el lanzamiento de un terminal basado en el sistema operativo Android. La reacción de los analistas ha sido de desdén, en primer lugar porque el rumor sobre este anuncio ha corrido durante meses, alimentado por numerosas filtraciones, lo cual eliminó el factor sorpresa. Y en segundo lugar, el consenso en Wall Street apunta a que a pesar de que Android posee una penetración de mercado del 83%, su aporte a las ventas de dispositivos Blackberry será de muy corta duración, ya que de hecho contradice la estrategia general de la compañía de producir móviles para el segmento gubernamental y empresarial. La empresa ha reconocido esta contradicción al insinuar que el uso de Android en uno de sus terminales es un ensayo para medir la receptividad de los consumidores, pero que no prevén descartar a Blackberry 10 por ahora, sobre todo porque este sistema es el que le permite mantener sus contratos con los gobiernos de Canadá, EE.UU. y Alemania.

Sobre el nuevo móvil Android conocemos que se trata de un dispositivo con pantalla táctil y teclado físico deslizable, y que su nombre será Priv, en referencia a las características de seguridad y privacidad de los datos que distinguen a la plataforma de Blackberry. Chen ha descrito el terminal como la alternativa ideal para quienes desean un teclado físico pero también quieren contar con muchas aplicaciones.

La otra cara de la moneda en el negocio de la firma es la división de software, que aporta alrededor del 15% de la facturación -4% más que en el primer trimestre. En esta oportunidad el total vendido en esta unidad fue de 74 millones de dólares, lo cual fue una decepción para los analistas que esperaban alrededor de 100 millones de dólares en ventas. El bajo volumen facturado fue la consecuencia de no haber comercializado ninguna licencia sobre las patentes de la empresa en este periodo. A pesar de ello en Blackberry mantienen su meta de generar 500 millones de dólares en ventas de software -y licencias- este año fiscal. Para conseguir este objetivo la compañía confía en que el programa para administrar dispositivos móviles BES12, y el software de infotainment para coches -QNX- sigan mostrando el sólido crecimiento que han exhibido hasta ahora. No obstante, si algo queda claro es que el software aún está muy lejos de poder compensar la merma en la facturación por hardware, pero a pesar de ello la directiva confía en su plan de transformar la empresa para reducir su dependencia de las ventas de equipos.

Y mientras el hardware y el software monopolizan los titulares, la división de servicios continua siendo la más grande de la empresa -un 45% de la facturación-, y sus soluciones corporativas se han afianzado en el mercado. En conjunto las tres divisiones de la compañía producen un margen ajustado del 40,8%, porcentaje que explica parte de las dificultades de la empresa para generar ganancias. Esto ha obligado a la firma a desplegar un programa de recompra de acciones que le permita proteger la cotización de sus activos. Bajo este programa la empresa busca recomprar un total de 21 millones de acciones -alrededor de un 4% de las acciones disponibles. Pero más importante aún para el valor del activo es que Chen cumpla su palabra y Blackberry realmente consiga un crecimiento modesto en sus ventas en los próximos dos trimestres.

 
Categorías: BlackBerry | Q3-15