Ruido en el Sistema

28 de Enero de 2016

El iPhone ya no lo aguanta todo

1277 Visitas

Apple ha presentado resultados trimestrales que defraudaron al mercado. Su dependencia del iPhone, en un mundo saturado de smartphones, condena a la marca de la manzana a unos difíciles periodos, mientras que sus otros productos (iPad, Apple Watch) no consiguen darle un respiro

El mercado ha estado anticipando que Apple tendría problemas sobrepasando las cifras de los resultados que presento hace 12 meses, cuando consiguió un mayor beneficio trimestral que ninguna compañía en la historia. Su acción ha sufrido consecuentemente, y bajaba de nuevo este lunes casi un 2%, colocándose un tercio por debajo del máximo anual de 134 dólares.

Sin embargo, aunque sea por los pelos, ha vuelto a conseguir los mejores resultados de su historia con este último trimestre, vendiendo por valor de 75.900 millones de dólares, y generando un beneficio de 18.400 millones en los últimos tres meses de 2015.
Pese a ello, Wall Street mostraba su descontento (analistas esperaban ventas por valor de 76.600 millones), rebajando la acción de 2% en el mercado fuera de hora y un 7% adicional en la sesión siguiente. Es comprensible: estos resultados muestran el menor crecimiento trimestral desde el lanzamiento del iPhone en 2007.

Y es el 60% de las ventas de Apple dependen del iPhone, y el mercado de smartphones parece empezar a encontrarse en un punto de saturación. Si bien Apple no contaba en este trimestre con la excitación que trajo al mercado el iPhone 6 y 6Plus, que atrajeron al mercado con sus grandes pantallas. El iPhone 6S, presentado en Septiembre, no ha conseguido atraer las masas de pasadas versiones.
Por otro lado, las esperanzas en el mercado chino se están desvaneciendo: pese a que se consiguieron un 14% más de ventas en este país durante el trimestre, no es comparable al incremento de 70% visto hace 12 meses. Aunque Apple se defiende argumentando que la clase media china aumentara en 500 millones de personas durante los próximos 4 años, el mercado chino de smartphones está creciendo más lentamente, y la mayoría de los usuarios del gigante asiático que quieren tener un smartphone ya lo poseen, ya sea de Apple o de los dos proveedores a la cabeza, Huawei y Xiaomi (recordemos que este último no consiguió alcanzar las cifras esperadas de ventas anuales para 2015). Apple no se desanima con China, sin embargo, y mantiene su promesa de abrir 40 nuevas tiendas en este país durante el 2016.
Aparte de China, Apple ha señalado al panorama macroeconómico global como causa de este descalabro: como ha pasado con otras compañías, Apple ha sufrido de un dólar fuerte (Tim Cook, CEO de Apple, aseguraba que esto restó entre 7 y 8% de crecimiento para el trimestre), así como de economías emergentes en problemas debido al bajo precio del petróleo, como Rusia o Brasil.

El hundimiento de la acción se refiere más a este trimestre que al pasado: Apple espera vender por valor de entre 50.000 y 53.000 millones de dólares, frente a los 58.000 que obtuvo en marzo de 2015 (cuando el iPhone 6 todavía tenía tirón en el mercado). Esta es la primera caída de ventas anuales en los últimos 13 años, y la mayor caída de este tipo en los últimos 15, lo cual pone en perspectiva la increíble trayectoria de la marca de la manzana. La caída se debería prolongar hasta finales de verano, cuando empiece a surgir anticipación sobre el iPhone 7, que debería presentarse en Septiembre. Algunas esperanzas de crecimiento persisten, sin embargo: se rumorea que se podría presentar en Marzo una versión actualizada del iPhone 5S, a menor precio. Asimismo, Apple podría sacrificar ligeramente sus márgenes para propulsar el crecimiento. Aunque este es un equilibrio delicado: aunque presentó un margen un par de décimas por encima de las expectativas para este pasado trimestre (para quedar en 40,1%), ya lo ha reducido en sus previsiones para el siguiente, casi un punto porcentual debajo de lo esperado.
Tampoco podemos olvidar que, aunque solo sean especulaciones, parece que el iPhone 7 no va a traer ninguna revolución consigo, aparte de cascos inalámbricos.
Sin embargo, aunque el mercado muestre cierta saturación, tampoco podemos olvidar que la “generación iPhone” es imparable: Apple asegura que sigue viendo ratios de conversión record de usuarios Android a sus teléfonos, y que el 60% de los propietarios actuales de un iPhone no han comprado aun los últimos modelos.

Apple señala las condiciones macroeconomicas para justificar su falta de crecimiento

Apple señala a un entorno macroeconomico complicado para justificar su falta de crecimiento

La comunidad de usuarios es un concepto en el que Apple profundizó durante esta presentación de resultados y lanzaba un guiño a Wall Street al confirmar que 1.000 millones de dispositivos Apple están corrientemente activos. Este detalle es de gran importancia, ya que Apple no solo propone un dispositivo hardware, sino todo un ecosistema al que hay que añadir iTunes, el Apple Store, Apple Music y Apple Pay. En definitiva, una plataforma de servicios que recolectó 4.700 millones de dólares en el pasado trimestre, y más de 17.000 (casi tanto como las ventas anuales de Facebook) durante el 2015, con un crecimiento de 13% anual. Sin embargo, Apple tiene un PER de 11, mientras que otras ‘plataformas’ como Google o Facebook, están a cocientes mucho más elevados.

Este es un argumento en el que Apple deberá insistir más (y demostrar) para mantener su valoración: el resto de sus productos están cayendo significativamente (el iPad) o no consiguen despegar (Apple Watch). Vayamos por partes:
-Las ventas de iPad cayeron 21% en el trimestre, consiguiendo colocar 16,1 millones de unidades, lo que es un 40% con respecto a hace dos años. No hay vuelta atrás en este mercado, las tablets se están relegando a un dispositivo de segunda categoría, para Apple y para el resto.
-Apple sigue sin dar resultados separados para el Apple Watch, lo cual indica que las ventas son todavía marginales. Aunque Tim Cook aseguraba que hubo buenas ventas en Diciembre, algunos analistas apuntan a una cifra de 5,5 millones de unidades en este trimestre pasado, lo cual, frente del iPhone, es una gota en el océano.

El último recurso que le quedaría a Apple para mantener su crecimiento bursátil sería hacer grandes adquisiciones o recomprar acciones. Esto último ya lo está haciendo a todo trapo: nada menos que 9.000 millones de dólares en esta partida durante el trimestre, aunque no está tirando del legendario tesoro de cash que se supone tiene, sino más bien de bonos.
Y es que aunque Tim Cook declarara que ‘Apple tiene la madre de todos los balances financieros’, con más de 216.000 millones de dólares en reservas, no es oro todo lo que reluce: Apple tiene 165.000 millones en el pasivo, y la mayoría de sus reservas (un 93%) están aparcadas en paraísos fiscales como Irlanda. Para recuperar todos esos fondos debería pagar una factura tributaria de 30.000 millones, lo que el jefe no está dispuesto a hacer por ahora. Apple es un mastodonte, aunque parece ya no parece tan invencible después de estos resultados.

 
Categorías: Apple | Q4-15