Ruido en el Sistema

10 de Febrero de 2016

El futuro de ARM se encuentra en la industria automotriz; pero hasta entonces alertan de tiempos complicados

1400 Visitas

ARM superó las expectativas de ventas del mercado en el último trimestre del 2015, pero la firma ha alertado que la hazaña será difícil de replicar este año. La buena noticia es que el negocio ya ha dispuesto un plan de diversificación a mediano plazo que reduzca su dependencia del mercado de smartphones.

La firma inglesa ARM Holdings ha presentado al mercado su balance financiero del último periodo del 2015, en el cual encontramos un aumento del 14% en la facturación, que totalizó 410 millones de dólares, superando con facilidad las expectativas de los analistas. Sin embargo los beneficios de la empresa apenas si cerraron en línea con las proyecciones de Wall Street a pesar de incrementarse en un 26% -alrededor de 133 millones de dólares. Los números de la compañía fueron muy mal recibidos a ambos lados del Atlántico, pero particularmente notoria fue su caída en los EE.UU. donde su cotización perdía cerca de 9% al cierre de esta nota.

La huida de los inversores responde al comentario emitido por la directiva donde señalan que el 2016 pinta complicado debido a la saturación del mercado global de smartphones, tendencia que ya ha sido anticipada por rivales de la compañía como Imagination Technologies, e incluso se vio refleja en el último reporte trimestral de Apple -que es uno de los mayores clientes del negocio. De hecho es motivo de sorpresa que surja una reacción tan negativa ante esta frase, ya que los operadores bursátiles tuvieron suficiente tiempo para descontar dicho escenario del valor de la compañía, cuando surgieron las primeras señales de debilidad en la demanda de equipos electrónicos. No en vano los fabricantes de procesadores han sido castigados por el mercado desde mediados de Enero.

Una de las razones que puede haber influido en que ARM escapara casi ileso del derrumbe de la industria de semis es que la empresa se especializa en el diseño de procesadores, no en su manufactura, y esta particularidad le permite tener tal diversidad de clientes que puede sortear escollos temporales en ciertos segmentos. No obstante la empresa tiene una marcada dependencia del mercado de teléfonos móviles, el cual aporta un 45% de sus ingresos, y por esta razón tiene la capacidad de lastrar su rendimiento.

ARM planea ingresar al negocio de chips para la industria automotriz.

ARM planea ingresar al negocio de chips para la industria automotriz.

Aun así la más reciente línea de procesadores para móviles de la firma, la arquitectura ARMv8 -que ya despuntaba el trimestre pasado- ha traído buenas noticias, dado que su popularidad la convierte en aspirante a transformarse en el nuevo estándar de la industria. La directiva ha reconocido con una sonrisa que espera ver sus diseños de la línea v8 hasta en los teléfonos de gama baja, y lo mejor del caso es estos procesadores recaudan un 30% más que sus predecesores por concepto de royalty. Los royalties son la principal fuente de recursos del negocio, y el trimestre pasado se incrementaron en un 31% gracias a un ingreso extraordinario de 9 millones de dólares producto de un litigio contra un cliente que había manipulado sus registros de unidades vendidas. La otra fuente de recaudación del negocio es la comercialización de licencias, que aunque se contrajo un 2% en el trimestre que acabó en Diciembre, logró un aumento del 9,2% respecto al trimestre previo.

Una de las principales fuentes de nuevas licencias es el segmento de servidores, donde ARM solo contaba con un cliente, AMD, el cual además posee tan solo una participación marginal del mercado que es dominado casi por completo por Intel. Pero las cosas podrían cambiar en breve con el ingreso de nuevos competidores, que incluyen a Qualcomm que ha adquirido licencias de varios modelos de chips para data centers, y la inesperada aparición de Amazon, que comunicó que trabaja en el lanzamiento de su propia línea de semiconductores para servidores basados en la arquitectura ARM. En este renglón se espera que los chips v8 también jueguen un rol fundamental y en base a ello la firma de análisis William Blair asegura que ARM tiene el potencial para superar el rendimiento promedio de la industria de semis hasta en un 15% en el largo plazo.

Pero sin duda la noticia más destacada en el reporte de la compañía fue la confirmación de tiene en marcha un plan para ingresar al negocio de chips para la industria automotriz. Esta propuesta tiene una gran relevancia, no solo porque se estima que la demanda de procesadores de los fabricantes de automóviles crecerá un 50% -hasta los 15.000 millones de dólares- para el año 2020, sino porque los automóviles tienen necesidades de procesamiento unas 7 veces mayores que la de un smartphone promedio, según cálculos de Simon Segar, director ejecutivo de ARM. Esto significa que cada automóvil estará equipado con unos 150 dólares en chips dentro de cuatro años, para cubrir los requerimientos de automatización, infotaiment y autoconducción que se encuentran en desarrollo. Con ello por supuesto crecerán las oportunidades de comercializar licencias por parte de ARM.

Por esta vía la compañía espera diversificar su negocio antes que las ventas de smartphones se estanquen, aunque la apuesta constituye un proyecto a mediano plazo, pues el proceso de diseño de los automóviles es mucho más largo que el de los terminales móviles. Se dice que no será hasta dentro de tres años cuando los primeros procesadores de diseño ARM salgan a la calle a bordo de un coche.

 
Categorías: ARM | Q4-15