Ruido en el Sistema

13 de Noviembre de 2015

Cisco decepciona al mercado al proyectar que las ventas del próximo trimestre crecerán entre 0% y 2%

1255 Visitas

Cisco Systems ha conseguido vencer las estimaciones de los analistas tanto en ventas como en beneficios, pero la buena racha fue cortada de inmediato en vista de que la orientación indica que el próximo trimestre será absolutamente decepcionante.

El balance financiero de Cisco Systems nos ha dejado buenas y malas noticias, pues si bien la firma consiguió superar las estimaciones de los analistas tanto en ventas como en beneficios, la orientación de la compañía es bastante decepcionante. Y este último punto parece haberse robado los titulares, pues al cierre de estas líneas la acción perdía más de 6,5% en el mercado norteamericano. En su informe Cisco reportó un incremento del 3,6% en su facturación, que contabilizó 12.680 millones de dólares. Por su parte los beneficios se incrementaron un extraordinario 33%, para un total de 2.430 millones de dólares.

La compañía, que tradicionalmente es considerada un barómetro de las tendencias entre los fabricantes de equipamiento para redes, informó que los ingresos de su negocio de switches se incrementaron un 5%. No obstante, la línea de routers no corrió con la misma suerte pues su facturación se contrajo un 8%. Consultados sobre estos números la directiva se apresuró a afirmar que la debilidad en la división de routers es temporal, y que esta es atribuible a la disminución en el gasto de los operadores de telecomunicaciones norteamericanos. Además acotaron que los clientes empresariales podrían estar esperando el lanzamiento de la próxima generación de dispositivos. Con respecto a los switches los ejecutivos apuntaron que su oferta de terminales para data centers ha conseguido revertir la tendencia a la baja que había mostrado el segmento. Ello ayudó a que el apartado de data centers incrementara su recaudación un 24%. Otra unidad que cerró al alza fue la de soluciones para trabajo colaborativo, que ofrece hardware y software para videoconferencias, y que en esta ocasión vendió un 17% más que hace un año. Por último tenemos a la línea de software que registró un aumento del 36% en las ventas diferidas.

Desde hace varios meses Cisco ha intentado reforzar su oferta de software para contar con una fuente de ingresos recurrentes que sea confiable, pero tal y como ocurrió en el segundo trimestre del año, ha quedado demostrado que es difícil enseñar trucos nuevos a un perro viejo, en vista de que el hardware sigue siendo la unidad más importante para la empresa. Y hasta cierto punto confiar en un negocio maduro como el hardware es la estrategia más razonable para la compañía, que ahora mismo se encuentra con que el entorno macroeconómico global ha mermado el número de ordenes por parte de los clientes empresariales (-3%) y gubernamentales (0%), y que únicamente los operadores de telecomunicaciones y otros agentes comerciales son quienes sostienen el grueso de la demanda.

Cisco other logo

Este comportamiento se ha hecho particularmente notorio en Canadá, Latinoamérica y en Asia-Pacifico, siendo esta última el caso más representativo, dado que la facturación en la región cayó un 8% a pesar de que India y China vendieron un 40% más que en el mismo periodo del 2014. Esto fue así debido a que China representa una porción minúscula de las ventas totales de Cisco -alrededor del 4%-, ya que en Beijing se han asegurado de incentivar las operaciones de fabricantes locales de equipos para redes citando riesgos a su seguridad al contratar a empresas extranjeras.

Cisco ha intentado recuperar terreno en China a través de una alianza estratégica con Inspur, la cual fue anunciada a finales de Septiembre. Asimismo la empresa ha prometido invertir 10.000 millones de dólares en China para generar puestos de trabajo y fortalecer a la industria tecnológica del país, pero nada de esto ha logrado hacer que las autoridades cambien de opinión en su rechazo a las compañías extranjeras. Para colmo de males la devaluación del yuan chino ha inclinado la balanza a favor de firmas locales como Huawei, en detrimento no solo de Cisco, sino también de otros fabricantes de equipos como IBM y HP.

Quizás por esta razón Chuck Robbins, el consejero delegado que reemplazó a John Chambers a principios de año, se ha decidido a firmar acuerdos en el mundo occidental, el último de los cuales une a Cisco con Ericsson a través de una alianza que además de facilitar que los equipos de ambas marcas se complementen, ha convertido a Ericsson en revendedor de la oferta de Cisco.

Sin embargo, al final del día nada de esto pareció importar, ya que el único dato que ha calado entre los inversores ha sido la débil orientación ofrecida por la firma, que ha comunicado que sus ventas del próximo periodo crecerán como máximo un 2%, o incluso podrían no crecer en lo absoluto. Asimismo han confirmado que sus beneficios del último trimestre del año se ubicaran por debajo de lo alcanzado este periodo.

 
Categorías: Cisco | Q3-15