Ruido en el Sistema

22 de Diciembre de 2014

Blackberry: el fabricante de móviles que quiere dejar de serlo

1103 Visitas

Blackberry ha iniciado con éxito la transición desde un modelo de negocios basado en la venta de teléfonos móviles a una plataforma híbrida de software y servicios.

El rápido avance tecnológico en el segmento de smartphones nos ha legado estos últimos años dispositivos cada vez más potentes y adaptados a tal variedad de tareas, que su ubicuidad en nuestra vida diaria se ha vuelto lugar común. Pero toda innovación tecnológica se cobra victimas en la figura de los rezagados, los que no logran adaptarse al nuevo estándar. Tal es el caso de Blackberry, firma canadiense que en el pasado fue sinónimo de terminales de alta gama para el mercado corporativo, y que hoy lucha por su supervivencia financiera. La oferta de Blackberry ha perdido popularidad frente a dispositivos novedosos y versátiles, como el iPhone de Apple, o sistemas operativos intuitivos y con un sinnúmero de aplicaciones disponibles, como Android de Google.

Es por ello que durante el cuarto trimestre del 2014 las ventas de teléfonos inteligentes de Blackberry mostraron una caída desde las 4.300.000 unidades en 2013, hasta 1.900.000 unidades este año. Y la compañía, que antes confiaba la mayor parte de su facturación a la venta de smartphones, ahora obtiene un 46% de sus ingresos de este apartado y recibe el resto de las ventas de software y servicios. En este marco, las ventas totales de Blackberry cayeron un 34% anual, totalizando 793 millones de dólares y fallando ante las proyecciones de los analistas, que esperaban 932 millones de dólares. A pesar de decepcionar en las ventas, la empresa consiguió reducir significativamente sus pérdidas, pasando de un déficit de 4.400 millones de dólares en el cuarto trimestre del 2013, a una pérdida de 148 millones de dólares este trimestre.

La reducción del volumen de pérdidas es un logro atribuible a John Chen, quien asumió el puesto de director ejecutivo hace poco más de un año con el objetivo de regresar a Blackberry a los números positivos. Así, con una agresiva política de recorte de gastos -que incluye la tercerización de la fabricación de equipos-, y diversificando su oferta para dar mayor importancia al software y los servicios como fuente de ingresos, Blackberry continúa acercándose paulatinamente a su meta. La estrategia es muy clara, según ha dicho el señor Chen: “La rentabilidad sostenible solo puede resultar del crecimiento de las ventas”, acotando además que “para ver ese crecimiento en las ventas probablemente necesitemos un par de trimestres”.

Por su parte, el consenso entre los analistas respecto a este objetivo comparte la proyección de la firma, que marca el 2016 como año en que la rentabilidad será completamente sostenible, pero Wall Street tiene su propia opinión con relación a cómo lograrlo. Mientras que Blackberry insiste en presentar al mercado nuevos modelos de teléfonos inteligentes, estimaciones divulgadas por The Wall Street Journal calculan que la firma necesita facturar 10 millones de dispositivos al año para hacer rentable este negocio. Entretanto, os reportes de la empresa indican que en un lapso de nueve meses se vendieron tan solo 5,7 millones de dispositivos, dejando el listón muy alto para los restantes tres meses.

Asimismo, Blackberry ha desplegado una política muy singular, pues en lugar de sorprender al mercado con diseños innovadores, ha escogido retomar sus diseños “clásicos” de teléfonos móviles con teclado físico y trackpad, en un intento desesperado por atraer de vuelta a sus antiguos usuarios. Hasta el momento la firma no ha divulgado el total de unidades vendidas de cada modelo de equipos móviles, pero Wall Street parece coincidir en que estos productos no facturan lo suficiente para cubrir las necesidades financieras de Blackberry. En cambio, los analistas esperan que el foco se mantenga sobre los servicios y productos que han denominado de “valor agregado”, los cuales incluyen propuestas como una nueva plataforma para Internet de las cosas o la difusión del servicio de mensajería BBM en los sistemas operativos Android y iOS.

Blackberry parece haber recibido el mensaje, y desde ya se ha planteado duplicar sus ventas de software hasta los 500 millones de dólares durante el año fiscal 2015. Para ello confía en poder explotar la popularidad de Mobile Device Management Technology, programa utilizado por el sector corporativo para monitorear la actividad en los dispositivos asociados a su red interna. Iniciativas como esta forman parte de la transición de la firma canadiense hacia una plataforma híbrida de software y servicios. Este esfuerzo incluye adquisiciones como la de Secusmart, para la gestión segura de datos, y alianzas estratégicas con Samsung para desarrollar una solución de seguridad para el sistema operativo Android, denominada Knox.

En línea con el tema de seguridad, Blackberry ha anunciado que trabaja en un dispositivo que podría parecer inspirado en la versión hollywoodense del típico espía. Se trata de un teléfono móvil diseñado para destruir su memoria si intenta violentarse el hardware, cuya carcasa viene completamente sellada de fábrica. El rocambolesco dispositivo está pensado para uso oficial de las agencias gubernamentales de seguridad y defensa de los EE.UU. y representa un contrato importantísimo para la marca. Para muestra sirva recordar que en enero de 2014 un error en un comunicado de prensa del Departamento de Defensa de EE.UU., que indicaba la adquisición de 80.000 móviles Blackberry, disparó la cotización de las acciones al alza. El comunicado luego fue corregido para aclarar que los dispositivos estaban en inventario en la institución y solo se informaba de su activación.

Información adicional indica que el móvil “para espías” ha sido llamado Black, y se fabrica en alianza con la firma aeroespacial Boeing, operando bajo el sistema operativo Android. Lo de la seguridad parece ser una de las principales apuestas de Blackberry, pues ya ha tramitado la certificación del estándar para tecnología criptográfica a su software Secure Work Space, asegurándose cumplir con los estrictos criterios que se exigen en Norteamérica a la seguridad móvil.

Pero lejos de convertirse en un especialista en seguridad móvil, Blackberry ha seguido los pasos necesarios para garantizar la adopción de plataformas como BES 12 –que gestiona dispositivos móviles en redes internas- y Blackberry Enterprise platform en el mercado corporativo y el segmento gubernamental, haciendo de esta última uno de los productos más vendidos de la firma. A este ritmo, al cabo del próximo año, el recuerdo de un móvil Blackberry podría ser cosa de nostálgicos.

 
Categorías: BlackBerry | Q4-14