Ruido en el Sistema

01 de Febrero de 2016

Amazon reporta un récord en beneficios a pesar de sus microscópicos márgenes de ganancia

1691 Visitas

Las exageradas expectativas de los analistas hicieron que el extraordinario reporte trimestral de Amazon quedará marcado como ‘decepcionante’. Aunque ciertamente no todo es motivo para celebrar en la compañía, que ha vuelto a gastar más de lo que parece razonable, hasta el punto de exprimir sus márgenes de ganancia por debajo del 3%.

Siempre hay algo de morbo en ver caer a un gigante de la talla de Amazon. Ese placer culposo de mirar con desdén a quienes habían puesto su confianza en una compañía cuyo negocio parece a prueba de todo. Y esto fue precisamente lo que ocurrió con la plataforma de e-commerce el viernes pasado, cuando sus acciones retrocedieron más de 7% -el día anterior habían caído casi el doble en after-hours-, al difundirse que la firma había fallado frente a las expectativas del mercado. Para ser justos las estimaciones del mercado estaban demasiado infladas, pues de otra manera no se explica que le resultara insuficiente la bicoca de 35.700 millones de dólares en ventas -22% más que hace un año- y un incremento del 123% en los beneficios, que alcanzaron los 482 millones de dólares. Este último indicador es de hecho la mayor ganancia de la compañía en sus dos décadas de historia, y constituye el tercer trimestre consecutivo de rentabilidad, haciendo del 2015 un muy buen año para Amazon.

No en vano el año pasado Amazon disputó con uñas y dientes el título de “compañía de comercio al detal más grande del mundo”, batalla en la cual compite en contra de WalMart, y además, consiguió por primera vez vender más de 100.000 millones de dólares en un año calendario. Por si esto fuera poco, la facturación de Amazon ha estado creciendo por encima del 20% en los EE.UU. en los últimos tres periodos, y a nivel internacional, este trimestre facturó casi 12.000 millones de dólares, ayudado por la popularidad de Amazon Prime, que ya el trimestre pasado comenzaba a despuntar.

Amazon exprime sus márgenes de ganancia por debajo del 3%.

Amazon exprime sus márgenes de ganancia por debajo del 3%.

El problema está en que tras un par de balances financieros sobresalientes, en Wall Street estaban a la espera de que Amazon hubiera cambiado sus viejas mañas, entre las cuales se cuentan gastos exorbitantes y márgenes de ganancia virtualmente inexistentes. Lo de los gastos parecía haberse corregido a mediados de 2015, no obstante ahora sabemos que la compañía solo se estaba tomando un respiro para su próxima gran inversión: construir su propio servicio de correo privado para manejar el enorme volumen de paquetes que debe entregar a diario. Amazon considera que esta iniciativa es más razonable que pagar un 12,5% de su facturación en la entrega de sus paquetes. Tan solo en este trimestre esos costes se incrementaron un 37%, pues de acuerdo con el director financiero de la empresa, Brian Olsavsky, sus almacenes estaban tan llenos durante las navidades que no tuvieron más remedio que tercerizar buena parte de sus entregas a través se servicios más costosos y menos eficientes. En cambio, una vez que Amazon controle el transporte de sus entregas, podría incluso cobrar a otros vendedores por llevar sus paquetes, convirtiéndose en la competencia de Fedex y UPS. Sin embargo esta posibilidad es todavía remota.

Con relación a los márgenes de ganancia, sirva una pequeña referencia: por cada dólar que la compañía factura, apenas 2,7 centavos se convierten en ganancia. Peor aún, un 2,7% de margen operativo es la proyección más optimista de la firma para el trimestre en curso. Un artículo publicado en el servicio de noticias Bloomberg destaca el hecho de que los 596 millones de dólares en beneficios de Amazon en todo el 2015, equivalen a 11 días de ganancias para Microsoft. Estos números hacen mucho más evidente el por qué los inversores han mostrado tanto rechazo contra el reporte financiero de esta compañía.

Entonces ¿dónde está la salvación de Amazon? Los profesionales aseguran que una opción atractiva es su negocio en la nube, el cual este periodo creció un 69% en términos de ingresos, y al poseer mejores márgenes operativos que el comercio electrónico aportó casi el 30% de los beneficios del periodo. Asimismo Amazon podría incrementar el precio de las suscripciones a Prime, servicio premium a través del cual ofrece entregas gratuitas sobre las compras en su sitio y lo complementa con servicios de streaming de video y música. Esta modalidad tiene un coste de 99 dólares anuales desde hace dos años. Aunque debemos reconocer que el precio del servicio es una de las razones que le ha llevado a crecer tan rápido en los EE.UU. como para ponerse por delante de Netflix en número de suscriptores. Y si esto no les sirve de consuelo, también podrían pensar en la capacidad de la firma de generar free cash flow, variable que en esta oportunidad se incrementó en más de 30% hasta el nada despreciable total de 7.200 millones de dólares. En todo caso, en Ruido en el Sistema estamos seguros de que es demasiado pronto para perder la fe en un activo que el año pasado tuvo el segundo mejor rendimiento de todo el índice S&P 500.

 
Categorías: Amazon | Q4-15