Ruido en el Sistema

05 de Enero de 2016

Adiós a los 140 caracteres en Twitter; en adelante los mensajes tendrán ‘tan solo’ 10 mil caracteres

2062 Visitas

Se calman las aguas en el mercado tras la tempestad que desataron ayer las operaciones bursátiles en China, que en su primera sesión del año paralizó de manera preventiva las transacciones tras sufrir una caída del 7% en el índice CSI 300. Y aunque hoy podemos hablar tímidamente de una recuperación en los selectivos, lo cierto es que referencias como el Shanghai Composite, el Stoxx Europe 600, el Dow Jones y el S&P 500 cerraron con ganancias por debajo del 1%, a pesar de los esfuerzos de Beijing por calmar a los inversores. Dichos esfuerzos incluyen la inyección de cerca de 20.000 millones de dólares al mercado bursátil, además de una intervención en el mercado cambiario para detener la depreciación del yuan. No obstante en la mente de todos sigue la sombra del próximo viernes, día en que vence la restricción impuesta por los reguladores chinos a la liquidación de grandes posiciones de inversión. Bajo este panorama el Nasdaq no tuvo más remedio que ceder un 0,24%, con lo cual su capitalización ha cerrado en 4.891,43 puntos. Mientras tanto el índice de Ruido en el Sistema acabó el día con resultados mixtos.

Ganadores – Yahoo pone fin a su negocio de streaming

La mayor ganancia del día la obtuvo la plataforma de comercio electrónico, Groupon, que a pesar de caer un 3,5% ayer, hoy aprovechó la oportunidad de recuperarse, y cerró con una subida del 4,51%. La acción que ha enfrentado problemas durante meses en vista de la escasa confianza que muestra Wall Street con relación a su negocio, inició el mes de diciembre con una cotización ligeramente por debajo de los 3 dólares por acción, umbral que para muchos inversores era clave a la hora de iniciar una posición en el activo. Y si bien luego consiguió cruzar esta resistencia, ha estado coqueteando con volver a caer por debajo de ella con una frecuencia exasperante. Por ahora ni siquiera el cambio de director ejecutivo ha sacado a Groupon del sopor en que se encuentra.

El siguiente en la lista de vencedores es Yahoo, que incrementó su valor un 2,55% tras anunciar el cierre de Yahoo Screen, el servicio de streaming con el cual aspiraba a competir con Netflix y Youtube, entre otros. Screen fue lanzado hace poco más de dos años y rediseñado hace año y medio, no obstante, en este lapso no logró superar la barrera de los 25 millones de suscriptores, y por ende nunca pudo monetizar acuerdos de distribución de contenido como el que llegó a firmar con la NFL. La desaparición de Screen ha sido interpretada como parte de los intentos de la directiva por reestructurar el negocio para reducir costes, en vista de que la cacareada escisión de Alibaba ya no es una alternativa viable y los fondos activistas han vuelo a presionar, pidiendo la cabeza de Marissa Mayer, su consejera delegada.

Y hablando de Alibaba, la firma china completa el trío de vencedores gracias al rebote que ha mostrado su cotización, pues su capitalización se revalorizó un 2,42%, recuperándose ligeramente del derrumbe que sufrió ayer. Aunque son muchos los que ya han perdido la fe en esta compañía a pesar de su liderazgo en la industria de e-commerce en el país asiático. Y es precisamente su “gentilicio” lo que le juega en contra a Alibaba, ya que el consenso en el mercado es que la volatilidad será una constante en la bolsa china y que lo mejor sería deshacerse de las inversiones en el lejano oriente para concentrarse en mercados con mejores perspectivas, como el estadounidense. Esta migración de los capitales, de acuerdo con John Divine de Investorplace.com, podría verse reforzada si el yuan continúan debilitándose frente al dólar, lo cual afectará el balance financiero de empresas como Alibaba al hacer la conversión para reportar ante los accionistas en los EE.UU.

¿Tuits de 10 mil caracteres?

¿Tuits de 10 mil caracteres?

Perdedores – ¿Tuits de 10 mil caracteres?

Con relación a los perdedores de hoy tenemos que VeriSign cayó un 3,03% en medio de una guerra de evaluaciones que dio inicio con el reporte de Cowen & Co, cuyos analistas revisaron a la baja su precio objetivo de la acción desde los 87 hasta los 84 dólares. Por el contrario en Credit Suisse siguieron la senda contraria, elevando su estimación desde los 50 hasta los 55 dólares. Pero los suizos tampoco fueron demasiado generosos con la firma, pues si bien alabaron que en el último trimestre del año hayan procesado alrededor de tres millones y medio de dominios web -su principal negocio-, superando las expectativas del mercado, no ven claro que la tendencia positiva sea sostenible en el corto plazo.

Entretanto Blackberry fue otro de los que acabó en terreno negativo, aunque es de resaltar que lo hizo en medio de un volumen de transacciones por debajo del habitual para el activo. Asimismo, todo apunta a que las acciones de los canadienses podrían recuperarse en breve ya que se esperan grandes anuncios durante la CES, una de las conferencias sobre tecnología más importantes del globo y que tiene lugar en este preciso momento en Las Vegas. Los rumores indican que en este evento Blackberry hará énfasis en su rol como desarrollador de software, poniendo el foco en QNX, la solución que ha desarrollado para la industria automotriz y que ya ha vendido a fabricantes como Ford. También existe gran expectativa con relación al anuncio de un segundo smartphone de la marca basado en el sistema operativo Android, en vista del éxito que parece estar teniendo el Priv, su primer terminal basado en dicho software.

Para finalizar, encontramos que Twitter perdió el día de hoy un 2,84% en vista de que existe confirmación oficial sobre los planes de la red social de modificar una de sus principales características: la extensión de los mensajes que pueden publicar los usuarios. Así, de acuerdo con Jack Dorsey, que tomó las riendas de la firma a pesar de la reticencia de Wall Street sobre su habilidad gerencial y compromiso con la empresa, lo mejor para el servicio es permitir que los abonados publique textos más largos en lugar de obligarlos a ingeniárselas cuando 140 caracteres resultan insuficientes para expresar sus ideas. Hasta allí todo va bien, pero la noticia se tornó un tanto agria cuando una fuente que prefirió permanecer en el anonimato informó que la nueva extensión de los mensajes sería de un máximo de 10.000 caracteres -la misma que aplica a los mensajes directos en Twitter-, lo cual podría hacer que el servicio vea deformarse por completo el formato en que presenta las publicaciones actualmente.